Pobreza vs Elecciones.

Pobreza vs Elecciones.
MENSAJE AL PUEBLO DOMINICANO. / Lea en la columna lateral derecha las más leídas de la semana. / DLRD, desde el 1ro. de septiembre de 2005 en la W.W.W.

jueves, 3 de junio de 2010

Caso Miguelina Llaverías y Adriano Román


      Miguelina Llaverías

     Adriano Román.


MIGUELINA LLAVERÍAS AÚN TEME A SU VERDUGO DE 30 AÑOS
LEA LOS ÚLTIMOS DETALLES ENTRANDO AQUÍ: http://desdelarepublicadominicana.blogspot.com/
15 de marzo de 2008 - Miguelina Llaverías fue vilmente maltratada en 1978. Ella es la mujer que hace 30 años fue torturada por su esposo y 30 años después, en el 2005, ese mismo hombre la mandó a matar.
El verdugo era su marido, el hombre con el que dormía y que había prometido amarla...un hombre que envió a otro, a que le disparara desfigurando por completo su mandíbula y su rostro.

A Miguelina Llaverías, quien fue impactada por un disparo en el oído, hubo que reconstruirle la lengua, amígdalas y los dientes. Todavía tiene pólvora en su rostro y sufre de artritis aguda que la mantiene asistiendo a terapias físicas y emocionales.

La dama, quien fue defendida por la sociedad santiaguense en 1978 cuando fue torturada y abusada (por el entonces esposo, Adriano Román), conmovió a la sala al declarar lo ocurrido hace 30 años y al mostrar fotografías del maltrato y la violación sufrida en la finca del empresario farmaceútico.

Reseñas periodísticas de la época, reprodujeron el repudio colectivo de la sociedad santiaguense a la violación sufrida por Llaverías. Cientos de damas de la ciudad marcharon por la calle Del Sol, clamando justicia por quien sufrió la tentativa de asesinato, 31 años después, ideada y encargada por su ex-esposo, Román.

"Le pido a los jueces de Santiago que no me dejen morir, que no le quiten la vida a mis hijos e hijas; a mis nietos y nietas. Yo no tengo vida, no puedo asomarme a la ventana porque no se quién me va a disparar ", expresó Llaverías.

En los 12 meses que duró el juicio en primer Grado, el caso Miguelina Llaverías fue seguido por los medios informativos, organizaciones en defensa de las mujeres como la Secretaría de la Mujer, el Núcleo de Apoyo, Fundación Mujer Iglesia, así como gremios profesionales y personas sensibles de la sociedad.

En otro episodio, Adriano Román intentó asesinar a su hermano Pablo Román, a quien le dio choques eléctricos y le roció el llamado "ácido del diablo". Por el hecho cumplió un año de prisión.
Todos y todas supimos de ese caso a través de la prensa, y todos alguna vez lloramos con su triste historia.

Pero resulta que el infierno de Miguelina Llaverías y de sus hijos, aún no ha terminado como todos pensábamos, pues el MARTES 18 DE MARZO es la lectura de la sentencia de APELACION y corre el rumor (de parte de la defensa técnica de Adriano Román) de que mandarán a celebrar otro juicio, lo cual sería desastroso para esta mujer que tiene miedo hasta de asomarse a la ventana, tal y como ella misma le contó a mi amiga y colega la periodista Grisbel Medina.

Según Grisbel, anoche conversó con ella y le pidió que, por favor, "no la dejáramos morir".
"Yo también temo por ella y por la vida de su familia entera. Si, ¿cuando todo estaba en paz la mandó a matar que no haría ahora que se ha visto preso?. Les pido ayuda. Estamos tratando de crear una corriente informativa de apoyo, que deje constar que Santiago clama y espera justicia sobre este señor que valiéndose de su dinero también intentó matar hasta su hermano Pablo Román y ha dilatado el proceso", nos expresa Gris en una emotiva carta que delata su preocupación por esta mujer que tanto a sufrido y que espera justicia.

Elevemos una oración por esta mujer y para que al fín su verdugo pueda recibir un verdadero castigo. ¿Qué piensan ustedes?
Judith Leclerc
Mil Historias con Judith Leclerc
Fotos: Grisbel Medina

CONDENAN ACUSADOS DE INTENTO DE ASESINATO DE MIGUELINA LLAVERÍAS
"SOLO LE PIDO A LOS JUECES QUE NO ME DEJEN MORIR"
SANTIAGO.-Después de 16 audiencias en Primer Grado y 6 celebradas en la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, este martes 18 de marzo se conocerá la sentencia del caso relacionado a la tentativa de asesinato contra Miguelina Llaverías.

Por el hecho fueron condenados, Adriano Román Román (ex-esposo de la dama), autor intelectual del hecho ocurrido en Santiago el 2 de octubre del 2005.Miguelina Llaverías fue baleada frente a su casa por Dámaso Novas Peralta, quien fue conducido al reparto Oquet por Fausto Aris Pérez, quienes fueron condenados a 30 y 20 años de prisión, respectivamente.

Engels Carela Castro, detective contratado por Adriano Román para seguir a su ex-esposa, fue condenado a 20 años.El proceso judicial que cumplió 3 años, ha sido dilatado, según los actores civiles, por los constantes reenvíos e incidentes programados y provocados por Adriano Román, quien ha tenido, en cada instancia, dos y tres abogados distintos.

Recientemente, los juristas María Alejandra Veras Pola y Jordi Veras Rodríguez, representantes de Llaverías, expusieron su frustración por la forma burlesca en que Román, valiéndose de su poder económico y de excusas absurdas, provocaba reenvíos cada vez más constantes.En una ocasión, al comparecer en un programa de televisión, transmitido por Tele Unión, el empresario farmaceútico, Adriano Román afirmó que "la justicia corrupta de Santiago no lo juzgaría".

Para este martes 18 de marzo está programada la lectura de la sentencia de parte del tribunal presidido por la magistrada Josefina Disla e integrada por los magistrados, Osvaldo Castillo y Cecilia Badía.La madrugada del 25 de mayo del 2007, los imputados, Dámaso Novas Peralta, Adriano Román Román, Fausto Aris Pérez y Engels Carela Castro, fueron condenados por los jueces Wilson Moreta Tremols, presidente del tribunal, Juan Asís Burgos y Acacia Reyes, quienes repartieron, entre el grupo, una pena de 90 años de prisión. Esa madrugada, se vivieron momentos de tensión en la sala del Primer Tribunal Colegiado de Santiago, repleta de policiales penitenciarios, agentes swat, militares y periodistas.A Miguelina Llaverías, quien fue impactada por un disparo en el oído, hubo que reconstruirle la lengua, amígdalas y los dientes.

Todavía tiene pólvora en su rostro y sufre de artritis aguda que la mantiene asistiendo a terapias físicas y emocionales. La dama, quien fue defendida por la sociedad santiaguense en 1978 cuando fue torturada y abusada (por el entonces esposo, Adriano Román), conmovió a la sala al declarar lo ocurrido hace 30 años y al mostrar fotografías del maltrato y la violación sufrida en la finca del empresario farmaceútico.Reseñas periodísticas de la época, reprodujeron el repudio colectivo de la sociedad santiaguense a la violación sufrida por Llaverías. Cientos de damas de la ciudad marcharon por la calle Del Sol, clamando justicia por quien sufrió la tentativa de asesinato, 31 años después, ideada y encargada por su ex-esposo, Román."Le pido a los jueces de Santiago que no me dejen morir, que no le quiten la vida a mis hijos e hijas; a mis nietos y nietas.

Yo no tengo vida, no puedo asomarme a la ventana porque no se quién me va a disparar ", expresó Llaverías.En los 12 meses que duró el juicio en primer Grado, el caso Miguelina Llaverías fue seguido por los medios informativos, organizaciones en defensa de las mujeres como la Secretaría de la Mujer, el Núcleo de Apoyo, Fundación Mujer Iglesia, así como gremios profesionales y personas sensibles de la sociedad.En otro episodio, Adriano Román intentó asesinar a su hermano Pablo Román, a quien le dio choques eléctricos y le roció el llamado "ácido del diablo". Por el hecho cumplió un año de prisión.
Servicios / Caribbean Digital

1 comentario:

Anónimo dijo...

ADRIANO RAFAEL ROMÁN RECLAMA JUSTICIA

Gustavo Montalvo Recapacite

Por los años 1928-1929-1930 J. Armando Bermúdez solo era licorería, no tenía destilería. La destilería era propiedad de otro Bermúdez (Manuel Bermúdez) tío de Dominguito Bermúdez que suplía de alcohol a la licorería y era muy rico.
Dominguito Bermúdez a base de malas artes consiguió el dinero y compró una destilería lo que quebró a Don Manuel y disgustó a Narciso Román (Padre de Adriano Roma) pues Don Narciso quería muchísimo a Don Manuel, su tío preferido.
Don Narciso como represalia compró una destilería muy moderna en Francia, la instaló en Santiago y se convirtió ésta en una empresa modelo por lo moderna y bien organizada y consiguió además el 80% del mercado de alcohol del Cibao lo que contrarió los planes de Dominguito Bermúdez quien se valió de un inspector de Rentas Internas de entonces para denunciarle a las autoridades que narciso Román sacaba un porcentaje alto de alcohol de su destilería sin el pago de los impuesto correspondientes y además le pago una buena cantidad de dinero a Don Luis Franco fundador y dueño del periódico la "información" para que respaldará la denuncia infame, con una campaña masiva e inmoral en su periódico. Don narciso tuvo que pagar una alta suma de dinero de multas y hasta preso estuvo por un tiempo.

Don narciso como represaría enamoro con éxito a la esposa de Don luís franco (Patria anido) con quien tuvo una hija y se la ofreció a varios amigos quienes también tuvieron hijas con patria anido. Aquello fue un escándalo de proporciones gigantescas cuya primera consecuencia fue el rompimiento del matrimonio Franco anido. En esta lamentable historia hubo muertos, otras mujeres seducidas y hasta la quiebra actual y el interminable pleito de la familia Bermúdez es una consecuencia directa de aquellos hechos. Una de las hijas de Don luís franco con patria anido se llama luisa (luisita) y es la esposa del señor Gustavo Montalvo uno de los dos o tres hombres con más poder en la Rep. Dom. Adriano Román que nació en el 1938, diez años después de los hechos antes mencionados, se encuentra preso y enfermo al borde de la muerte hace diez años en Rafey hombres en base a cantidad de sentencias antijurídica inadmisibles y rechazos inmorales de la suprema corte de justicia y hasta del tribunal constitucional todo debido al poder inmovible del Sr. Gustavo Montalvo.
Por medio del presente escrito le solicito muy respetuosamente al Sr. Gustavo Montalvo que recapacité y entienda que Adriano Román no tiene nada que ver con los hechos ocurridos, ocho o diez años ante de él nacer y que no insinuó ni aprobó ni desaprobó ninguno de los hechos sucedidos en aquel entonces.

Adriano Román