PRESOS.

PRESOS.
PRESOS. Diezmados por la ineptitud del Régimen. / Vea las más leídas de la semana en la columna lateral derecha de este blog. / DLRD, desde el 1ro. de septiembre de 2005 en la W.W.W.

domingo, 5 de marzo de 2017

Abinader, Hipólito, Odebrecht y Punta Catalina


Enfrentar la manipulación mediática
Durante esta semana que hoy culmina la cleptocracia gobernante, que ha sufrido un revés inesperado con la correcta decisión de un juez, trata de introducir el tema de Hipólito Mejía, Luis Abinader y el PRM como estrategia para sacar de el tapete lo que realmente nos interesa a los dominicanos.

Los que desgobiernan tratan de tapar con el usual manto de la impunidad el robo evidenciado de los recursos públicos en las obras de Odebrecht y especialmente en las plantas eléctricas a carbón que se construyen en Punta Catalina, Baní.

De lo que se trata es de una campaña electoral de un candidato "ganador" financiado con recursos extranjeros. De lo que se trata es que una obra que debió costar menos de la mitad se sobre valuó para favorecer a grupos económicos, políticos y financiar a un partido y a un candidato. De lo que se trata es de que los más altos estamentos oficiales y empresariales han sido pillados en una mafia multimillonaria y que no encuentran forma de desentenderse.

La ardua defensa a proyectos que sin ninguna duda están viciados serán pruebas contundentes ante los magistrados de la Suprema Corte de Justicia cuando llegue la hora de dar explicaciones. La larga lista de casos de corrupción que se han sucedido desde 2004 a la fecha están debidamente documentados y sus implicados identificados, son tantos que las cárceles no darán abasto para acoger a altos dirigentes políticos, funcionarios, congresistas, jueces, empresarios, ensotanados y uniformados.

Hay que ignorar la campaña mediática, la respuesta del pueblo debe ser la misma que hemos estado dando desde hace meses:

Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebdrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht - Punta Catalina -Odebrecht - Punta Catalina - Odebrecht.


Jeannelle Koss / DLRD