CIBAOMARCHA.

CIBAOMARCHA.
#CIBAOMARCHA EN 2 DÍAS. En Santiago, Hermanas Mirabal a esquina Circunvalación; 10:00 a.m. / Vea las más leídas de la semana en la columna lateral derecha de este blog. / DLRD, desde el 1ro. de septiembre de 2005 en la W.W.W.

jueves, 16 de marzo de 2017

Ante quién, Presidente? / Vídeo


Danilo y el cuento del sapo
Un astuto Sapo fue atrapado por unos niños traviesos, y discutiendo qué harían con él se plantearon la alternativa de arrojarlo al río o quemarlo en el fuego. Como se trataba de un Sapo astuto, inmediatamente después que estalló el dilema de los niños, el Sapo fingía temblar de solo pensar que lo lanzaran al agua. Gritaba bien alto que prefería el fuego, y sus exclamaciones eran tan convincentes que los niños malvados olvidaron que la naturaleza verdadera del Sapo era el agua, aunque aun así dudaban: “Por favor arrójenme al fuego, tengan piedad de mí”- les voceaba-, y viraba los ojos como un desesperado, como alguien que, en efecto, se estuviera ahogando. No es que los niños fueran tontos, pero el Sapo torcía los ojos con tanta vehemencia y credibilidad que el solo hecho de mirarlo dibujaba la angustia que significaba morir ahogado.

Terminaron por decidir arrojarlo al río, y el temblor del Sapo se agigantó en el mismo momento en que proclamaron su decisión: “!Al agua Sapo cobarde! ,- dijeron los niños- , y con un envión lo arrojaron al río. Tan pronto el Sapo sintió la superficie blanda del agua se impulsó hacia arriba y dio tres vueltas en el aire, los niños alcanzaron a verle la cara risueña y un rictus burlón que no pudieron descifrar del todo, porque el Sapo saltaba y saltaba hasta que se perdió de vista. Los niños sintieron para sus adentros, sin duda alguna, el amargo sabor del engaño.

Recordé esta historia de mi infancia escuchando y mirando al presidente Danilo Medina defenderse de las declaraciones de Gilberto Silva, uno de los administradores de los fondos que ODEBRECHT había destinado para sobornar funcionarios y pagar campañas electorales de los proyectos políticos que tenían perspectiva de ganar elecciones, y que les garantizaban obtener contratos. Gilberto Silva dijo que más de tres mil seiscientos millones de dólares fueron invertidos en esta estrategia de financiar proyectos políticos en cinco países del continente, y que entre ellos estaba la República Dominicana.

Es bueno saber que Gilberto Silva no fue, en este tinglado mafioso de carácter internacional, un “carajo a la vela”, y que cuando dijo que Joao Santana fue quien distribuyó ese dinero para cooptar el favor de los proyectos políticos de esos cinco países, sabía perfectamente lo que decía, porque él vivió aquí en la República Dominicana, y trabajó en la oficina de la calle Helios #2, junto a Joao Santana, Asesor del presidente Danilo Medina.

Pero la reacción del presidente Medina ante la acusación fue la del astuto Sapo:
“¡Impútenme, impútenme!- Gritó el presidente.
“¿Por qué no esperan el final de las investigaciones?”.
Y culminó con toda esa arrogancia mirando fijamente a los periodistas que lo cuestionaban. Como el Sapo, eligió que lo lanzaran en su elemento natural. Lo que él quiere es que lo imputen, ¡que lo imputen!

video

Claro, toda esa argumentación se puede derribar preguntándole al Presidente:
¿Ante quién lo imputo?
¿Ante el Procurador?
¿Ante la Fiscal?
¿Ante el Director de la Policía?
¿Ante quién, Presidente?

No fue que a Danilo Medina se le olvidó aquello de “mi” Congreso, “mi” justicia, “mi” país; es que como el Sapo lo que prefiere es que lo tiren en su elemento natural. Truena así porque sabe que aquí no hay justicia verdadera, y que el procurador es un alter ego, y que la mayoría de los jueces son políticos con toga y birrete, y que el conjunto de las instituciones padecen de anomia, y que la corrupción es un sistema, y el propio caso de ODEBRECHT es la manera como ése sistema se pone al descubierto y muestra el esqueleto de la descomposición de un régimen mil veces corrupto. Si el presidente quiere que lo imputen que se someta a una investigación verdaderamente independiente, con fiscales creíbles, y jueces honorables. Pero lo que él desea es que, como en el cuento del Sapo, lo arrojen al agua. Un astuto Sapo fue atrapado por unos niños traviesos. Un astuto presidente, atrapado, cree que nos puede engañar a todos, como el astuto Sapo de mi historia infantil.


Andrés Luciano Mateo
Hoy