DÉJENME TRABAJAR.

DÉJENME TRABAJAR.
¡QUE HABLE!. Punta Catalina, cuerpo del delito. / Vea las más leídas de la semana en la columna lateral derecha de este blog. / DLRD, desde el 1ro. de septiembre de 2005 en la W.W.W.

lunes, 12 de junio de 2017

Qué gallo!


Qué pena de artículo
Leí el artículo reciente de Leonel Fernández, curioso por saber cómo rompería su agazapado silencio y debutaría frente al público. Era tiempo que dijera algo. Si  creyó estar ausente, estuvo engañado, pues es, de mil maneras, protagonista de los últimos escándalos dominicanos de corrupción.    

Hasta que escribió, daba la impresión que el  ex presidente venía observándonos desde el penthouse del “Metrico”, como El Pensador de Rodín: ensimismado y ajeno, elaborando teorías y preparando conferencias para exportación (“luz de la calle, oscuridad de la casa”). Pero cuando las cosas se complican en el Comité Político, aterriza y ejerce la marrullería, de la cual también es faculto, y vuelve y se va, desdoblamiento que tiene asombrada a la gente.

Ahora ofrece a la nación un artículo aleccionando sobre la universalidad de la corrupción y las glorias peledeístas en materia de honestidad administrativa. Es una disquisición retórica abundante en racionalizaciones, poco convincente.  Otro irrespeto a la ciudadanía. Esa “petite” cátedra leonelista ha quedado desmantelada al detalle por Melvin Mañón, Claudia García, y Andrés L. Mateo, entre otros, con argumentos inapelables.

Es llamativo e inusual el alejamiento de la realidad en que se desempeña el  ex gobernante. Y más extraño creerse, a estas alturas del juego, que posee la credibilidad suficiente para hacernos colar sus  teorías. Misteriosa postura, quizás  impostura, la de este líder que con tanta facilidad se desdobla.

Teniendo como “casi hijo” a Félix Bautista, y como hermano a Diandino Peña*, habiéndolos dirigido y autorizado en numerosos contratos, y firmado tantos documentos tortuosos, debería pedir excusas, dar explicaciones. Nada de eso. El asunto parece que no es con él; sólo le interesa pontificar sobre la corrupción y desear, de pasada, que se castigue el robo de Odebrecht. ¡Qué gallo!

Afirma el profesor que ha sido el PLD quien mayor número de instituciones y leyes democráticas ha regalado a este país. No es así: fue Trujillo. El dictador edificó la “Patria Nueva” de abajo hacia arriba y, mientras lo hacía, se la iba  pasando por la entrepierna; igual que lo hacen los gobiernos del PLD. Ambos  denigran  e ignoran  sus creaciones, convirtiéndose en Saturnos devoradores de  sus propios hijos. Crean instituciones mamparas para esconder su verdadera naturaleza  gansteril en  busca de poder y dinero.

Ah, y eso de la universalidad de la corrupción es un argumento de tercera categoría, de taberna, desarrollado por alguien que sigue convencido de la idiotez de los demás. Qué absurdo y  preocupante es leer a una inteligencia como la de Leonel Fernández pretendiendo enmarcar los robos peledeístas dentro de la  universalidad de la corrupción. Es una pena.

Métale número, ex presidente. Lo que ustedes se han llevado entre coimas, sobrevaluaciones, porcentajes, monopolios, compras y ventas, y etcéteras, no tiene antecedentes en este país – ni aplicándose la proporcionalidad en el universo. Ustedes le ganaron a Balaguer, Hipólito y Trujillo juntos.  Y  han logrado, “que no es un rulo”, una impunidad absoluta sin un solo  condenado. Un récord para los anales del crimen.

Creí, hasta deseé, un debut de mayor altura en este  circo taquillero de Odebrecht (que exhibe tígueres, elefantes blancos, y parodias de santos inocentes) de parte de Leonel Fernández. Es indignante haber leído tantas simplezas con pretensiones catedralicias. Qué pena.


Segundo Imbert Brugal
Catarsis
Acento
* El autor olvidó a Víctor Díaz Rúa / DLRD

2 comentarios:

Anónimo dijo...

recordemos la ley de confiscación del consejo de estado de 1962, solo hay que hacer un listado con los nominados, esto del juicio no es creible, los americanos hablan de 35 implicados en ese asunto, ellos esperan por resultados , no por cuentos, excluyendo un aparato judicial contaminado. por otro lado cuando francisco franco logro la victoria en Madrid 1939 se aprobó una ley de responsabilidades políticas muy eficiente. es cuestión de alguien que este dispuesto ha jugársela el todo por el todo y poner fin a esta pesadilla que le quieren endosar a las futuras generaciones

Anónimo dijo...

Eso no va a suceder mientras existan el Poder Judicial y el Ministerio Público actuales. La gran mayoría de jueces que están ejerciendo son políticos peledeístas con toga y birrete. Más adelante quizás, si hay voluntad política. Mientras tanto, aguantarnos.


JS/DLRD