MARTES NO ECHES

MARTES NO ECHES
¡COMBUSTIBLES: LOS MARTES NO CARGUES! Vea las más leídas de la semana en la columna lateral derecha de este blog. / DLRD, desde el 1ro. de septiembre de 2005 en la W.W.W.

lunes, 6 de marzo de 2017

La paz sin dignidad no puede disfrutarse ni vivirse


Hasta un día
La paz es siempre deseada, pero qué es eso y cuál es su costo.  ¿Acaso es el deseo supremo de la vida? No. La vida y el instinto de mantenerla a toda costa la valoramos más que ella, aunque a veces parezca que no.

En el mundo no ha existido paz duradera, más que por unos cuantos años. En algunos lugares más y en otros menos.

Siempre la ambición de dinero fácil, de poder, ha hecho que haya una inestabilidad, donde la mayoría ha tenido que aguantar y someterse hasta que ha explotado ante el yugo, ante el abuso y la codicia de grupos que se asocian en el mal .

Nuestra historia es esa.  No hemos podido ser un pueblo que quiera vivir en paz, buscando el progreso y controlando sus ambiciones.

Desde el primer día de la independencia hemos sido el objeto de tira y jala, de revueltas e invasiones, de te tumbo a ti para subirme yo, por eso mucha nos extrañamos que EE.UU solo haya tenido 45 presidentes de 1776 a 2017, en 241 años, mientras nosotros hemos tenido 64 presidentes mal contados en 173 años, y digo mal contados pues entre asonadas, juntas gubernativas, etc. hemos tenido otros 7 provisionales.

Ahora tenemos en ciertos estratos de la sociedad paz, aunque en los barrios y entre la gente pobre, no, empezando con que la pobreza es quizás la peor violencia.

Ahora y desde hace ya demasiados años nos esquilman, nos roban, nos abusan.  Dominicanos sin sentimientos suben al poder, se alían y la fiesta sigue a palos de tambora y a palos contra el pueblo.

Los supuestos a administrar el país, lo administran para ellos, no rinden cuentas, se creen intocables y superiores, se enriquecen y mantiene sumisos a los que siguen valorando la paz quizás más que sus vidas. Pero todo cambia un día y a todo puerco gordo le llega su San Martín.

Quizás ya la gente se esté hartando de tanto fuego de arriba y se voltee, y los “honorables” tengan que ocupar el lugar que les corresponde: en la cárcel o el cementerio.

Y es que la paz sin dignidad no puede disfrutarse ni vivirse.

Luis Arthur
7dias

No hay comentarios: